Blog comunitario dedicado al público infantil


Amigos inanimados

 



 

Este cuento comienza en la fiesta del Colegio de las Virtudes, el día en el que nos dan a “todos” las vacaciones, y bien digo a todos. Después de las despedidas e intercambiar los números de teléfono, aquellas puertas inmensas se cierran durante, al menos, dos meses y medio…






 

Cuando todo estuvo en silencio y los pasillos quedaron en una oscuridad casi aterradora, me decidí a saltar del portalápiz, ¡estaba agobiado con todos los lápices de colores cantando en mi oreja! así que decidí darme un paseo por las aulas adyacentes...


 

—La, la, le, lo, lo... Uff…, no puede ser, ya me pegaron la cantilena mis colegas de colores, en fin, voy a ver si veo otra vez a mi nueva amiga. Creo que si no me falla la intuición, estará cortando anuncios de trabajo, ya me dijo que no le gustaba el trabajo que hacía aquí, que ella tenía grandes ideas y una de ellas era trabajar en un salón de belleza, ver cómo su talento luce en las cabezas de esas bellas damiselas. ¡Ah!, y si el salón tiene muchos espejos mejor, así se verán de todos los ángulos sus perfectos cortes de pelo.





—¡Hola, Care, sabía que te encontraría aquí!

—Hola, ¿qué tal Parker? Perdona, pero no estoy de humor.

—Bueno, no pasa nada, ya sé que estás triste, pero tienes que tener paciencia, ya verás que pronto alguien se dará cuenta de tus cualidades, será entonces cuando los mejores salones de la ciudad se peguen por ti. ¡Ay amiga, mi bola de cristal me lo está diciendo! Tus cortes de pelo te harán famosa y te cuidarán como tú cuidas de sus cabellos.



            —Bueno, amigo, dejemos el trabajo y vayamos a la sala de Judo, hoy tengo preparado para ti unas cuantas llaves con las que te dejaré bloqueado que ni la tinta ha de salirte. Jajajaja.

—No será para tanto, acuérdate del anterior enfrentamiento, te di una buena, esta vez te veo saltando por la ventana huyendo a la primera barbería que encuentres y te den cobijo. Jajajaja.

—Aquello no cuenta, fue por culpa del pesado sacapuntas que se interpuso entre los dos, no sé, me da que le gustas.


—No tengas mal perder, él solo fue para limpiar nuestro sudor.

—Ummm… Ja, eso cuéntaselo a otro.

—Vale, pero hoy te haré un Tai- Otoshi y espero Parker que tu capuchón lo lleves bien agarrado porque no te daré tregua a que te levantes.

—Miedo me das. Venga, deja de hablar y vamos a esa llave que me vas a enseñar...

 







 

En los colegios, incluso cuando no hay presencia humana, continua la actividad.  En ellos, cada uno de los objetos inanimados son entes que tienen su propia vida y destino.

 

 

Este cuento así lo demuestra con nuestros amigos protagonistas:

* Bolígrafo... Alias Parker

* Tijeras.......... Alias Care

* Sacapuntas... Alias, posible enamorado

 

Este cuento es solo una pequeña muestra de la vida interior que rebosa cada aula del interior del colegio, Las Virtudes, eso sí, si alguien pregunta por qué en septiembre está todo manga por hombro, negaré todo lo dicho en este papel.

 

 

 


 

Autoras: Angelita Jiménez (Campirela_) y Uge Fernández 

Blog;  Campirela_

Ilustraciones: blende; g8d1fccca_1280; OpenClipart;  Scissors;  kewee;  Felixmh;  stux



4 comentarios:

  1. Madre mía has hecho una obra de arte, me encanta las ilustraciones y el modo de presentarlo, Mil gracias es como haber leído un cuento de verdad ajjaja, Gracias Manuela. Un fuerte abrazo y muy feliz día.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Un cuento muy ingenioso!! Me gusta. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Me encanta!! Me ha gustado muchísimo. Besos :D

    ResponderEliminar
  4. Qué cuento tan bonito. Qué bien hiladas las imágenes.
    Una historia para ser leída y disfrutada por pequeños y, como no, mayores cuyo niño aún persiste en su espíritu.

    ResponderEliminar