Cuentos infantiles escritos por Manuela Fernández Cacao


El limpiador de palabras

 


Érase una vez un limpiador de palabras. Quizá no lo sepáis, pero en todos los países hay uno. Este que nos ocupa ejercía su carrera desde muy joven, exactamente desde aquel día en que su padre, ya mayor, dejó de trabajar; sí, es una profesión que se hereda de los padres, de los abuelos, bisabuelos, tatarabuelos…. y así hasta épocas muy remotas.

 

En el ejercicio de su profesión barría palabras malsonantes, obsoletas…, el idioma debía estar limpio como el agua y resplandeciente como una mañana de verano.


 

Pero llegó el día en el que el trabajo le superó. Por mucho que él limpiaba, las palabras feas iban y venían con todo descaro, así que decidió abandonar y dedicarse a otra cosa.

 

Desde entonces, el vocabulario se hizo molesto, antipático, a veces hasta fétido. Las palabras se enredaban unas con otras; muchos libros se rompían porque llevaban palabrotas tan gordas que las pastas no podían soportar tanto peso.  

Era insoportable ir por la calle: las tildes se amontonaban en los rincones, las haches deambulaban sin saber a dónde ir y las eñes corrían perseguidas por montones de ges y enes aliadas entre ellas.

 


En este ambiente, nuestro protagonista tuvo nostalgia de aquellos tiempos lejanos cuando las frases sonaban a música. 

Se acordó de tantos años en los que su familia había luchado por mantener un lenguaje correcto y tuvo remordimiento de haberlo abandonado a su suerte. 

Así que decidió volver a su antiguo trabajo. Y lo hizo, pero estaba todo patas por hombro, el trabajo se le había acumulado tanto que él solo no podía ponerlo al día, necesitaba ayuda.  

 

El problema es que no tenía dinero para pagar a ningún ayudante, su profesión solo le daba para comer. Tenía que pensar algo.

 

Una noche, cuando ya todo el mundo estaba dormido y todo era tranquilidad tuvo una inspiración.  ¡Eureka! Ya sabía cómo pagar a quien le ayudara. Pondría a la mañana siguiente un anuncio en el periódico con las condiciones, estaba seguro que sería un buen jornal.




Cientos de personas respondieron ese mismo día al reclamo y todos ellos fueron contratados.

 

En poco tiempo el trabajo volvió a estar al día, ya todo era como antes, hasta las diéresis ocuparon sus lugares sobres las ues.

¿Qué cuál era el sueldo?  Todo aquel que le ayudara recibiría bonitos verbos, tantos como horas hubieran trabajado, y así, al final de la jornada, los ayudantes recibían verbos como amar, reír, bailar, abrazar…

 

Fue todo un éxito y el idioma volvió a lucir tanto como el sol.









Texto de ©Manuela Fernández Cacao. Todos los Derechos Reservados
Imágenes de Internet libre de Copyright


39 comentarios:

  1. Que historia más preciosa amiga mía. Me ha maravillado. ¡Besos! Y gracias por hacernos soñar 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita
      Hacer soñar, dibujar una sonrisa en la cara, enviar mensajes positivos, airear la imaginación de quien lee... eso es lo que pretendo.
      BEsis.

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito!Me ha gustado un montón. He disfrutado como si fuera una niña. A veces echo de menos que publiques estos cuentecitos. ¡Son tan bonitos...!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rita
      Me engorda lo que dices, hoy ya no ceno para compensar :))) GRACIASSSSSSSSSS
      BEsis.

      Eliminar
  3. Magnífico. Vengo de tu otro blog, del que ya soy seguidor, y me apunto a este para no perderme nada, como dices en otra entrada, los blogs están un poco 'tocados'. Espero que nos sigamos en nuestros respectivos blogs y su actividad sea bienvenida. Te espero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Manuela enhorabuena, me parece una iniciativa muy positiva y tu aportación, como siempre una maravilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ángel
    Cuando me hablaron del proyecto me encantó, me faltó tiempo para decir: SI :)))
    SAludos.

    ResponderEliminar
  6. Una preciosidad!
    Si tuviera un peque ya se lo estaba leyendo...
    Pero además es para mayores... porque es muy imaginativo y a mí me ha sacado una sonrisa. Me gustaría parecerme un poco a tu protagonista y sacar brillo y luz a cada una de mis palabras (escrita y dicha)
    Un abrazo cordial :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volareda
      Hablar y escribir correctamente da brillantez a quien las pronuncia. O así lo veo yo.
      BEsis :))

      Eliminar
  7. Qué hermoso relato Manuela. Me ha encantado!!
    Besi8cos muchos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta eso de limpiador de palabras, casi parecido con el oficio que alguna vez desempeñé en un periódico de corrector de pruebas. Pero yendo al cuento, cuánta falta nos hace sacudirnos de palabras maledicentes, y construir palabras nuevas, distintas palabras, como lo dije en un poema, para que venga unas renovadas ganas de vida. Un abrazo desde mi cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos,
      "Palabras nuevas para renovar la ilusión en la vida", resulta bonito. La monotonía, que no lo cotidiano, es cierto que enturbian los días, los hace grises. Será cuestión de probar a crear nuevas palabras :)))
      SAludos hasta Colombia !!!!!!

      Eliminar
  9. Felicidades. Es un cuento precioso, me lo guardo, con tu permiso, para contárselo a mi nieto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús
      Me hace ilusión que se lo cuentes a tu nieto. Ojalá le guste.
      SAludos !!!

      Eliminar
  10. Impecable Manuela, me ha encantado, da gusto leerte sin sobresaltos, no hay frase ni palabra que haga daño a los ojos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El tejón,
    Jejeje, me alegro que te guste :))
    BEsis.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho este cuento que nos has dejado, la verdad que tener un buen lenguaje dice mucho, y con las nuevas tecnologías se ha perdido muchas palabras y otras las reemplazamos por las de fuera, cuando tenemos un lenguaje y vocabulario de los más enriquecedor. Un abrazo y felicidades por esta sección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campirela_
      A mí me encanta cuando veo que la gente se expresa con un vocabulario extenso, dice las palabras correctas... es un lujo.
      BEsis.

      Eliminar
  13. Es una historia preciosa, los cuento cuando van dedicados a los niños parece que llegan más al corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina
      Decimos que los cuentos infantiles son eso, cuentos para niños, pero es un error, son historias para quien las quiera leer. Yo cada vez encuentro a más gente adulta que les encanta leerlos :))
      BEsis.

      Eliminar
  14. Tierno, pero con un trasfondo muy real. Falta hacen esos limpiadores de palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena Kosta
      Bienvenida a este lugar de fantasía. Aprovecho para decir a quien lea este comentario que tu blog es una maravilla, es arte puro.
      SAludos.

      Eliminar
  15. Un cuento bellísimo y muy original, Manuela. Me lo he pasado muy bien leyéndolo. Y de paso he pensado que hoy día sigue haciendo falta unos cuantos limpiadores de palabras, je,je.
    Mis felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep
      Realmente los limpiadores de palabras sería algo así como la RAE, pero con menos sofisticación :)))
      BEsis.

      Eliminar
  16. Puedo?, dónde tengo que apuntarme?....
    Bonito cuento!

    ResponderEliminar
  17. Un cuento bienvenido porque ilustra una necesidad para niños y sobre todo para adultos. No todo vale, en las publicaciones. Todos queremos aprender. Los niños son maestros, y nadie tiene derecho a confundir ni tergiversar lo que deben aprender, ni lo que quieren decir, ni siquiera el WhatsApp.
    De nota que estas muy atenta a lo que sucede y ni a tí ni a nadie, nos deja indiferentes.
    Un abrazo y que el libro sea un éxito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Manuel
      Pues si, más arriba comento que yo admiro a todas las personas que tienen un discurso suelto y rico en vocabulario, siempre me ha llamado la atención, es más, por eso empecé a escribir, para conseguir una mejor oratoria.
      SAludos.

      Eliminar
  18. Precioso cuento Manuela, lo compartiré con mis hijos, con quienes leo cada noche. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lady,
      Bien !!!! de eso se trata, de que os guste y se lo contéis a niños y mayores.
      BEsis.

      Eliminar
  19. Gracias, Manuela, por tan exquisito regalo. Me ha encantado este relato y la forma como lo has hilvanado, hasta llegar a ese final feliz y esperanzador, de que aún siguen ahí, esos limpiadores de palabras.
    Un beso, estimada amiga.

    ResponderEliminar
  20. Precioso cuento Manuela. Has ido plasmando de manera muy bella esa necesidad de expresarse con un vocabulario rico y fluido.
    Cada día hacen más falta limpiadores de palabras que protejan este tesoro.
    me ha encantado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Eu tirei o dia para seguir
    os blogs que eu gosto e o
    seu eu adoro. ESTOU SEGUINDO.
    Se você gostar do meu, SIGA-
    ME TAMBÉM.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Manuela.
    Un cuento precioso. Hasta el título es bonito... Limpiador de palabras. La verdad es que en ocasiones se necesita un limpiador de palabras. Y lo que también me ha gustado mucho es la recompensa por ayudar a limpiar. abrazar..
    Te felicito.

    Ah, tienes mi permiso para subir mi enlace a Twitter. Yo no tengo esa página, pues con el blog y el Facebook es suficiente para mí, ya que me cuesta navegar por las redes sociales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar